Noticias‎ > ‎

Sánchez-Lozano (Iberia), entre Walsh y la ministra Pastor

Si te ha gustado compártelo:

link

    Formalmente, el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, atiende a las sugerencias que recibe del Ministerio de Fomento que dirige Ana Pastor pero, a la vez, según El Confidencial, en el último consejo de administración presionó por lograr un amplio apoyo a los planes del CEO de IAG, Willie Walsh, que apuesta por un recorte duro en la aerolínea española.

    El mencionado digital asegura que Sánchez-Lozano se reunió el martes pasado en la sede de Bankia con los consejeros de esta entidad en Iberia: Manuel Galarza, Carlos Stilianopoulos y Fernando Manzanedo. Los tres han sido nombrados por el nuevo presidente de la entidad intervenida por el Estado, José Ignacio Goirigolzarri, y no por quien colocó al actual primer ejecutivo de la compañía española en su puesto, el ex presidente de Bankia, Miguel Blesa.

    Los encuentros con los miembros del consejo de administración son habituales antes de la celebración de los encuentros del máximo órgano de gobierno del holding hispano-británico, pero algunas fuentes han asegurado que la reunión de Rafael Sánchez-Lozano con Galarza, Manzanedo y Stilianopoulos fue tensa porque el primero no consiguió que los segundos se plegaran a su tesis de que hay que aplicar una reestructuración severa en Iberia para frenar las pérdidas.

    Los consejeros de Bankia, más bien, estarían en contra de esta opción y apoyan la recomendación de Pastor, que ha pedido suavizar las medidas aplicadas, especialmente las que afecten al empleo y a la conectividad del aeropuerto de Madrid Barajas. Sánchez-Lozano, así, parece navegar entre dos aguas: las de Fomento y las de Walsh.

    Sea como fuere, el jueves que viene se cumple el plazo para que sindicatos y dirección de Iberia alcancen un acuerdo que puedan presentar a la cúpula de IAG, que ha fijado un nuevo consejo de administración 24 horas después. Si el CEO de Iberia no trae los resultados esperados, se arriesga a no cobrar su parte de los planes especiales de retribución, dotados con unos 15’5 millones de euros para los principales directivos del holding. Para acceder a estos pagos, IAG debe batir a la competencia en Bolsa (en base al índice MSCI Europe Transportation) y situar el valor de su acción en un nivel determinado en tres años.