Noticias‎ > ‎

Los sindicatos trasladarán el paro en Iberia a la semana del 7 al 11 de enero


No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
link

Levantan la huelga de seis días en diciembre como guiño al Gobierno

Los sindicatos trasladarán el paro en Iberia a la semana del 7 al 11 de enero

No habrá huelga prenavideña en Iberia. Los sindicatos han desconvocado los seis días de paro en diciembre después de un acto de mediación fallido. La aerolínea habla de un primer paso de cara a próximas negociaciones, mientras los representantes de la plantilla creen tener el respaldo del Gobierno y levantan el pie "para no tener como rehenes a los usuarios". Hoy se convocarán nuevos paros del 7 al 11 de enero.

JAVIER F. MAGARIÑO - MADRID - 10/12/2012 

    Cinco representantes sindicales -de UGT, CC OO, Sitcpla, Asetma y USO- y tres directivos del área de Recursos Humanos de Iberia se reunieron ayer en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) como última oportunidad para evitar una huelga declarada en la aerolínea para los días 14, 17, 18 ,19 ,20 y 21. Entre ellos jugaban el papel de mediadores Román Gil de Alburquerque y José María Garrido de la Parra. La mediación se declaró fallida, pero no fue un fracaso.

    Los representantes de la plantilla desconvocaron los seis días de paro a los que había sido llamados los más de 20.000 empleados de la aerolínea. Una importante concesión, pese a que la empresa mantiene su Plan de Transformación con 4.500 bajas, rebajas salariales, mayor productividad y la segregación del handling y mantenimiento. Desde el frente sindical se explicó que se atendían así los reiterados llamamientos de la Administración y se evitaba convertir a los usuarios en "rehenes". Sin embargo, hoy volverá a llamarse a la huelga general entre el 7 y el 11 de enero.

    La mediación comenzó a las nueve de la mañana con una reunión de todas las partes, a la que siguió otra de los mediadores, y sucesivos encuentros individuales. En un cara a cara final, entre empresa y sindicatos, quedaba patente que el conflicto sigue vivo. Iberia asegura que mostró "la máxima flexibilidad hacia las propuestas de los sindicatos".

    Estos últimos ponían cuatro condiciones para negociar el plan de ajuste de la aerolínea: Iberia debe renunciar a la segregación del handling y el mantenimiento, donde tiene unos 14.000 empleados; ha de reintegrar la actividad de la low cost Iberia Express, dedicada a corto y medio radio, en la matriz; si hay bajas se producirían bajo las condiciones del ERE marco de la compañía, el 72/01, donde se prevén prejubilaciones, bajas temporales o reducciones salariales; y, en cuarto lugar, se mantendrá el actual grado de producción.

    Los representantes de la compañía aseguraron estar abiertos a hablar del papel de Iberia Express, de la segregación de actividades sin fijar compromisos temporales y a despedir tomando como marco el ERE 72/01. Pero ayer no estaban autorizados para sellar acuerdos. Desde el frente sindical se advierte que la oferta es "claramente insuficiente". Por tanto, las pancartas preparadas para antes de la Navidades no se guardan. Los sindicatos de tierra y vuelo vuelven a reunirse esta mañana para "redefinir la estrategia a corto plazo para hacer frente al conflicto". La amenaza de huelga se repetirá para la citada segunda semana de enero. Iberia se ha marcado hasta el 31 de enero como fecha tope para cerrar su plan de ajuste.

    De momento enfría los ánimos la posición del Gobierno. "Tenemos cierta esperanza en las declaraciones de distintos ministros pidiendo que el plan de viabilidad de Iberia no recaiga solo en los hombros de los trabajadores", citaba ayer uno de los representantes sindicales. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha llamado a ambas parte al diálogo en distintas ocasiones. Fue en el ForoCincoDías, celebrado el 27 de noviembre, cuando exigió por primera vez que Iberia siguiera siendo una empresa de capital español, que exprimiera las posibilidades de Barajas como hub y, en lo posible, mantuviera operaciones tanto dentro como fuera de España. Pastor también ha recalcado en distintas ocasiones que haría lo posible por evitar la parálisis en el transporte y un daño para el turismo derivado de la huelga.

    A los argumentos de la titular de Fomento se han ido sumando el ministro de Industria, José Manuel Soria, y el de Economía Luis de Guindos. Este último declaró ayer en RNE que Iberia es una compañía "estratégica" para España y que el conflicto es "dañino" para la marca España. De Guindos reiteró que el Gobierno estaría encima de esta batalla para propiciar el acuerdo.