Noticias‎ > ‎

Los sindicatos denuncian la muerte lenta de Iberia

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.

Desde la fusión con British Airways, Iberia ha pasado de los beneficios a las pérdidas, mientras que la británica gana ahora 300 millones cuando en 2010 perdió 425 millones

Los sindicatos aseguran que hay una estrategia para desmantelar la empresa que pasa por traspasar la parte más jugosa del negocio de Iberia a British

Iberia alega que sus pérdidas se deben a la crisis y a que los pilotos llegan a cobrar casi el doble que sus rivales y trabajan menos horas (el 23% menos)

El matrimonio entre Iberia y British Airways que culminó en 2011 con la creación del consorcio IAG no parece estar teniendo los mismos resultados para una y otra parte de la relación. En pleno plan de reestructuración de la compañía española, que ha anunciado 4.500 despidos (el 23% de la plantilla) y su intención de aplicar rebajas salariales de entre el 25% y el 47% y de reducir las rutas en 2013, los sindicatos denuncian una estrategia para desmantelar Iberia en favor de British Airways (BA) y justificar así los recortes de personal.

Una comparación de los resultados económicos de las dos compañías da que pensar. Según los datos aportados por varios sindicatos, Iberia presentó beneficios durante los doce años previos a la fusión, excepto uno. Sin embargo, tras su unión con la británica, entró en número rojos: en 2011 perdió 61 millones de euros, y 263 millones en lo que va de año.

La evolución de British Airways es completamente opuesta: la compañía británica pasó de perder 402 millones de euros en 2009 y 425 en 2010 a ganar 592 millones en 2011 y casi 300 millones este 2012.

La estrategia de IAG pasa, denuncian los sindicatos, por traspasar la parte más jugosa del negocio de Iberia a British Airways. El sindicato Stavla asegura que Iberia ha cedido los mejores horarios a BA para vuelos de conexión  en destinos como Miami o Río de Janeiro, lo que ha supuesto un descenso de pasajeros para la española. La carga que se lleva en las bodegas de los aviones –y que supone uno de los negocios de las aerolíneas– se transporta en las bodegas de BA en los destinos que comparten ambas compañías, dicen.

El sindicato de pilotos SEPLA esgrime argumentos similares. “Iberia ha dado instrucciones para desviar el pasaje de conexiones a través de Londres, con el fin de que sea British Airways quien se encargue de su traslado. Por ejemplo, los pasajeros que quieran ir a Berlín o a Estocolmo tendrán que ir a Londres, para que sea BA quien les lleve a su destino final. Desde Miami, aeropuerto en el que Iberia ha invertido cientos de millones de euros, y que ha servido hasta ahora para captar pasajeros de toda América para distribuirlos en Europa, BA ha impuesto a Iberia un cambio de horario, lo que significa que los viajeros de Iberia que lleguen a Miami no tendrán conexión ni a la ida ni a la vuelta. Esos pasajeros han sido traspasados a British Airways", denuncia SEPLA.

Tanto Iberia como Stavla aseguran que Iberia ha abandonado otras rutas, como la de Madrid con destino a Johannesburgo, y ha reducido la frecuencia de otras, al mismo tiempo que British las potenciaba. Los pilotos aseguran que se ha producido un "vaciamiento de la producción impuesto por los británicos".

"Quieren dejar la compañía reducida a la mínima expresión. Desde esta primavera se han producido movimientos sospechosos, sin otro sentido que quitar producción de un lado y ponerla en otro", asegura Manuel Atienza, de UGT, que denuncia que en los últimos tiempos Iberia ha padecido una gestión "muy mala" que ahora pasa factura a los trabajadores.

La compañía niega estas acusaciones e insiste en que el principal problema de la compañía es su baja competitividad y el alto coste del colectivo de vuelo, "que llega a duplicar a los de la competencia". Los sindicatos responden esgrimiendo la congelación salarial que ha sufrido todo el personal durante los últimos años, mientras que, por ejemplo, el sueldo de los pilotos de BA ha aumentado un 7,5% desde la fusión. 

"Iberia no ha traspasado ninguna ruta a British Airways. En la T4 British opera 10 vuelos al día en la ruta Madrid-Londres, frente a 700 del Grupo Iberia. La cancelación de rutas se debe única y exclusivamente a que registran pérdidas de forma reiterada. Uno de los principales motivos de las pérdidas es porque los pilotos de Iberia cobran en algunos casos casi el doble que sus rivales, trabajan menos horas (el 23% menos) y exigen llevar más pilotos en vuelos donde no es exigible legalmente y no es de ningún modo necesario", aduce la compañía.

Iberia también niega que ceda parte de su negocio a British. Según la aerolínea, BA ha mejorado su oferta desde y hacia Londres "por el buen comportamiento de la demanda desde y hacia Londres", mientras que la oferta de Iberia "ha tenido que adaptarse al descenso de la demanda en su hub de Madrid por la crisis en España". Es más, la española asegura que sus pérdidas serían mucho mayores de no ser parte de IAG.