Noticias‎ > ‎

Las pensiones de British Airways abren otro frente al dueño de Iberia


No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
link

Las pensiones de British Airways abren otro frente al dueño de Iberia

El déficit de las pensiones de British Airways (BA) ha vuelto a subir por encima de los tres mil millones de libras (3.750 millones de euros), reabriendo un problema que estuvo a punto de frustrar la fusión de la aerolínea británica con Iberia en 2010.

R. Casado. 12/12/12

Ese desajuste, calculado a marzo de 2012, va a servir de base para determinar los pagos que International Airlines Group (IAG), hólding que agrupa a BA e Iberia, deberá realizar en el futuro a los fondos de pensiones para cubrir su desajuste. Algunos inversores temen que esta negociación entre la empresa y los fondos, que se realiza cada tres años y debe finalizarse en la primera mitad de 2013, provocará un incremento de las contribuciones de British Airways a los planes de jubilación.

Riesgos
Andrew Lobbenberg, analista de HSBC, indica que uno de los principales riesgos de IAG, junto al programa de reestructuración de Iberia, es “la revisión del sistema de pensiones de BA, que podría desembocar en una mayor salida de caja”.

Además, indica Lobbenberg, IAG podría verse obligada por las nuevas normas contables a incluir el déficit en su balance, “lo que elevaría su deuda y reduciría su capacidad para pagar dividendos”.

Fuentes cercanas a BA indican que su objetivo es mantener el nivel de contribuciones según lo pactado en la negociación anterior de hace tres años.

Pero los gestores de los fondos han advertido en reuniones con sus beneficiarios que “el déficit es bastante mayor que hace un año” y van a pedir a BA “el mayor volumen de contribuciones posible”. Además, quieren mantener las restricciones impuestas a la aerolínea británica para que no trasvase dinero a IAG e Iberia. La valoración anterior de los planes de pensiones, en marzo de 2009, afloró un déficit de 3.700 millones de libras. Para compensarlo, BA aceptó elevar de 330 millones a 550 millones de libras su contribución anual a los fondos, además de restringir la entrega de dividendos a su matriz IAG hasta junio de 2013.

Gracias a ello, el agujero se redujo a 2.900 millones de libras en marzo de 2011. Pero esta cifra ha vuelto a subir para situarse entre 3.000 y 4.000 millones de libras en 2012, a la espera de la valoración definitiva.

La principal razón del aumento del déficit es la baja rentabilidad de la deuda pública británica, que es uno de los principales activos de los fondos. Esto reduce su expectativa de ingresos, impidiendo la cobertura de los compromisos con los jubilados, según explica John Wraith, analista de renta fija de BofA Merrill Lynch: “El déficit de los fondos privados de pensiones británicos alcanza los 227.000 millones de libras, por la caída del coste de los bonos británicos. El Gobierno estudia fórmulas para cambiar el método de valoración de los fondos”.