Si te ha gustado compártelo:

Link

Las alianzas aéreas son un pobre sustituto de la consolidación, según IAG

EFE. 10/04/2013.

    El consejero delegado del grupo aéreo IAG, Willie Walsh, ha asegurado hoy que las alianzas aéreas son un pobre sustituto de una verdadera consolidación del mercado del transporte aéreo, que no es posible llevar a cabo en algunos mercados.

    Walsh ha explicado, con motivo de la decimotercera cumbre del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), que si no hubiera tantas restricciones respecto a la propiedad y el control de las empresas, habría una mayor consolidación del sector, pero es una industria que está cambiando continuamente, y será muy diferente dentro de cinco años e irreconocible dentro de veinte, ha apuntado.

    En este sentido, ha augurado una nueva ola de consolidación que vendrá próximamente a nivel mundial y su ritmo se acelerará no por una batalla por lograr más cuota de mercado, sino por la rentabilidad.

    Según el consejero delegado de IAG, que integra a Iberia y British Airways tras su fusión, los Estados Unidos es un ejemplo donde la consolidación está impulsando un cambio para mejor, con sólo cinco compañías aéreas en la actualidad que controlan un 85 % de la capacidad.

    Actualmente, la industria no es sostenible y sin beneficios es imposible desarrollarse de acuerdo con las expectativas del cliente y las necesidades de la economía mundial, ha subrayado el director general y consejero delegado de la IATA, Tony Tyler.

    Por otro lado, ambos directivos han criticado la pasividad de los gobiernos, su falta de visión sobre el impacto positivo que tiene a largo plazo en la economía el tráfico aéreo internacional y la presión fiscal que debe soportar el sector del transporte aéreo.

    El presidente y director ejecutivo de Etihad Airways, James Hogan, ha hecho hincapié en que la aviación se mueve en un entorno altamente competitivo, en el que los costes son muy altos y los márgenes, muy bajos, por lo que "uno de los mayores desafíos que afrontamos es convencer a los gobiernos que cambien su actitud respecto al sector".

    Walsh ha coincidido con Hogan en señalar que la industria necesita un cambio fundamental de los gobiernos europeos, ya que ni un solo céntimo recaudado a través de los impuestos de pasajeros va destinado a la industria o el medio ambiente, y, además, un reciente estudio de PricewaterhouseCoopers muestra que "si quitas el gravamen, en realidad impulsas la economía y ves un efecto positivo".

    En opinión del sector, los impuestos frenan el crecimiento de la industria del transporte aéreo, al igual que los visados, aunque en este último ámbito ya ha habido un avance y, por ejemplo, el tiempo de espera para obtener el visado de los EEUU por parte de los viajeros chinos ha pasado de 160 a 2-3 días, ha recordado Tyler.