Noticias‎ > ‎

La historia del abordaje de British Airways a Iberia, según Justo Peral


No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
link

  • El jefe de la sección sindical de Sepla-Iberia asegura que la fusión se empezó a gestar en el año 1999
  • En 2007 British Airways se alió con el fondo de inversión TPG para lanzar una “OPA hostil” por el 100% de la aerolínea española
15 diciembre, 2012 || Por A. González

    Iberia y British Airways formalizaron su fusión en 2010, sin embargo los orígenes de esta discutida y polémica unión se remontan a 1999, año en que se comenzó a gestar la alianza entre las dos aerolíneas, según Justo Peral, jefe de la sección sindical de Sepla-Iberia.

    Peral señala en una entrevista en el programa ‘La noche de César’ de esRadio que ese año “se busca un núcleo duro en Iberia para que tenga un socio industrial” y de esta forma entra British Airways al que “le regalamos el 10 por ciento de las acciones”. El jefe de la sección sindical de Sepla-Iberia apunta además que los dos consejeros que aporta BA a la aerolínea española se dedican a “parar cualquier inversión que plantea Iberia para hacer caja”.

    Posteriormente en el 2007, año en que Iberia cuenta con una caja de más de 3.000 millones y British está, según Peral, en quiebra, la aerolínea británica se alía con el fondo de capital riesgo estadounidense Texas Pacific Group (TPG) y lanza una “OPA hostil” por el 100% de Iberia aprovechando que, acabado el pacto de permanencia, algunos de sus socios se marchan. En aquel momento la compañía española valía 1.000 millones en Bolsa. La operación, que se abortó gracias a Caja Madrid, contó con el visto bueno de Antonio Vázquez, por aquel entonces consejero en representación de Altadis.

Acuerdos de fusión

    En el año 2008 cuando Fernando Conte decide dejar la presidencia de Iberia porque “se niega a negociar la fusión en las condiciones que plantea British”, según explica Justo Peral, los británicos llaman a Vázquez para que haga los acuerdos de fusión, “obviamente lesivos” para los intereses de la compañía española. 

    “Iberia accede a una fusión que no necesita y que se ha hecho para tapar el agujero del fondo de pensiones de British Airways porque lo que se ha firmado es voy a financiar con mis activos una empresa que no puede financiarse”, lamenta Peral quien critica además que Antonio Vázquez insista en que Iberia no tendrá que pagar ese agujero. “En la página 261 del acuerdo de fusión, en la letra pequeña, se recoge que la Ley 41 del Reino Unido obliga a que un grupo de empresas, como es IAG, en caso de que British no pueda meter dinero en el fondo de pensiones (400 anualmente hasta 2026), sea Iberia la que garantice con su caja y sus activos esos fondos”.

    Justo Peral critica además que, pese a que en el acuerdo de fusión se especifica que será Iberia la que crezca en la T4 donde se quieren potenciar las conexiones entre Latinoamérica y Asia, es finalmente British Airways la que “con los activos de Iberia” compra derechos de tráfico en el aeropuerto de Londres, al que “quieren vaciar de vuelos basura”. “Los británicos pretenden que Barajas se convierta en un aeropuerto low cost, y una vez que se infecta con el bajo coste un aeropuerto no lo recuperas jamás para una actividad que no sea de low cost”, lamenta el jefe de la Sección Sindical del Sepla-Iberia.

No al suicidio de Iberia

    Peral advierte durante la entrevista radiofónica de los grandes perjuicios que supondrían para España el plan de British Airways para Iberia ya que, al margen de los numerosos puestos de trabajo que se perderán, “dejaremos de pesar en Europa y se va a perder industria estratégica”.

    El jefe de la Sección Sindical del Sepla-Iberia señala que el colectivo de pilotos está dispuesto a “hacer sacrificios” y a negociar un plan de futuro para Iberia, pero lo que “no vamos a negociar es el suicidio” de la compañía española. Por este motivo, Peral reclama una vez más la intervención del gobierno para poner fin a esta fusión que “nos ha dilapidado”.

    A su juicio, los accionistas de Iberia deberían denunciar la fusión y salir de ella para que Iberia pueda seguir su camino. “Podemos reinventarnos. Yo mismo me ofrezco a trabajar gratis hasta que la compañía tenga beneficios”, afirma Justo Peral quien asegura que “nos hemos dejado la piel” por Iberia.