Noticias‎ > ‎

Fusión por absorción


No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
link

    Fusión por absorción

        Los mercados aplauden con entusiasmo la fusión entre Iberia y British Airways (BA). Yo soy más escéptico. Tras varios meses estancada la operación se produce –casualidad de las casualidades- justo cuando acaba el mandato de Miguel Blesa en Caja Madrid. Y se produce de la mano de Antonio Vázquez, el mismo que dio el pase de Tabacalera a la también británica Imperial Tobacco. 

        Los aplaudidores señalan que la fusión permite ganar tamaño para competir mejor y ponen en valor las sinergias atlánticas de ambas compañías. ¿Es que no era suficiente el acuerdo de código compartido y las acciones cruzadas para garantizar esas sinergias?

        Al final, aunque la sede fiscal esté en Madrid y el presidente sea Vázquez, la sede operativa estará en Londres y el consejero delegado –el que manda- será británico. Es decir, por mucho que se ‘vista el muñeco’ de “fusión entre iguales” se trata de una fusión por absorción. Y el que manda elige donde se recorta empleo y qué utilidad tienen los activos. Como en Tabalacera. ¿Dónde se produjeron los recortes de empleo?

        Por ejemplo, ¿qué pasará con la T4 financiada con el dinero de los españoles para que Iberia sea competitiva? Los planes iniciales de BA plantean que la T4 de Barajas sea subsidiaria de Heathrow. Y por último, ¿por qué en un matrimonio en el que uno aporta 2.500 millones de caja y el otro 3.000 millones de deuda termina mandando el segundo? Dice el protocolo que la deuda del fondo de pensiones quedará desgajada del resultante. Pero yo soy muy escéptico de que dicha cirugía se pueda practicar.

        Antonio Miguel Carmona (PSOE) me califica despectivamente Suances por defender estas ideas. No me siento insultado: el capitalismo español se ha construido sobre la base del antiguo INI. El Estado era en los 40s el único capaz de acumular capital en una España ‘de alpargata’ que pasó al capitalismo más rápido que los gigantes amarillos.

        Por supuesto eran otros tiempos. Ahora prima el mercado y la globalización. Pero ‘ser los más listos de la clase’ nos ha llevado a renacionalizar Endesa con pasaporte italiano nueve años después de privatizarla.