Noticias‎ > ‎

El equilibrio de Iberia y British en IAG ya es un asunto de Estado entre Londres y Madrid


No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
link

El equilibrio de Iberia y British en IAG ya es un asunto de Estado entre Londres y Madrid

ÁNGEL LASO D'LOM. 14/12/2012

En el pulso entre ambas aerolíneas entra en juego desde el liderazgo aéreo internacional hasta el futuro de la T-4 de Barajas y una parte del sector turístico español

    MADRID. El conflicto en Iberia surgido a raíz del anuncio de la aerolínea española de lanzar un Plan de Transformación que prevé excedentes laborales de 4.500 trabajadores y una nueva política comercial con el cierre de rutas históricas, está cerca de provocar la apertura de contactos discretos entre los Gobiernos de España y de Reino Unido, según han asegurado a este diario fuentes solventes.

    "No es Gibraltar", añaden, pero se está jugando el liderazgo en el sector aéreo internacional, con repercusiones en sectores tan importantes para la economía española como el turismo o para Reino Unido seguir manteniendo la preponderancia de la City como gran mercado financiero europeo. Sin olvidar el futuro de la T-4 de Bajaras, casi 6.000 millones de euros y uno de los pocos recintos aeroportuarios europeos con capacidad para crecer, asuntos de Estado en su mayor parte que están dentro de la partida que se juega en estos momentos.

SERVICIOS DE INTELIGENCIA

    La cuestión es que al margen de todo lo que se está tratando en este conflicto, al final lo que trasluce es que se está jugando el control de International Airlines Group (IAG), la holding de Iberia (45%) y British Airways (BA) (55%) y de si se respetan o no y se cambian o no los acuerdos de fusión de ambos grupos, lo que está siendo seguido muy de cerca por algunos servicios de inteligencia, según las mismas fuentes.

    El Ejecutivo español a través de los ministerios implicados en este asunto, ha enviado mensajes muy duros a la dirección de la compañía española que encabeza Antonio Vázquez, pese a tratarse de una grupo privado de carácter multinacional y con inversores de todo el mundo, pese a que ahora por la intervención de Bankia ya no sea exactamente así, aunque ni de lejos el Gobierno pueda tutelar una mayoría del capital controlado en su mayor parte por fondos internacionales.

    Tanto el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, como la titular de Fomento, Ana Pastor, están manteniendo la presión sobre la dirección de Iberia, a la que todos los sindicatos, sobre todo el de los pilotos, Sepla, acusan de estar entregándose a British Airways antes de que venzan los protocolos de fusión en 2016.

BRITISH GANA MÁS, IBERIA MENOS

    Ayer mismo, según informa EP, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, dijo que España no está para perder otra compañía aérea nacional y recordó que hace pocos años en España había cuatro operadores -Vueling, Iberia, Spanair y Air Europa-, de los cuales ahora quedan tres, de manera que sería bueno que éstos no solo no se debilitaran, sino que se consolidaran. Soria añadió que "lo que le preocupa al Gobierno es que desde la fusión entre Iberia y British Airways, el volumen de ingresos para la española ha disminuido y ha aumentado para la británica".

    No obstante, Soria descartó una intervención del Gobierno en la aerolínea española: "Eso son decisiones empresariales que hay que respetar, lo cual no quiere decir que no estemos preocupados por la situación de la Iberia".

    Las acusaciones al equipo directivo de Iberia son muchas y todas infundadas, según la empresa. Entre ellas figuran desde gastarse la mayor parte de la millonaria caja de Iberia de más de 2.500 millones de euros hace pocos años para dar respaldo financiero para que British pueda afrontar su problema con los fondos de pensiones de sus empleados, hasta dejar de volar a rutas históricas como La Habana y Santo Domingo.

FONDO DE PENSIONES DE BA

    Justo Peral, jefe de la sección sindical del Sepla en Iberia, ha sido muy directo en las acusaciones. Ha dicho que la compañía británica se encontraba en quiebra cuando tuvo lugar la fusión, con un agujero de 4.500 millones en sus fondos de pensiones, y que sin embargo, a fecha de hoy ha conseguido tener beneficios, y a Iberia, que tenía beneficios, la han metido en pérdidas de 900 millones en cuatro años y que ya están en más un millón de euros de pérdidas al día.

    Peral, en un mensaje que coincide mucho con el gubernamental, reconoció entonces que han pedido amparo al Gobierno, accionista mayoritario en la empresa fusionada a través de Bankia, ya que se trata de una empresa estratégica para un país que vive del turismo.

    Ayer mismo el Sepla, que acaba de fichar a una de las más poderosas agencias de comunicación españolas para la batalla mediática que se avecina, explicó que los pilotos de Iberia propondrán a la dirección de la compañía una rebaja salarial del 10% y medidas para mejorar en un 10% su productividad, siempre y cuando la dirección acceda a presentar un plan de viabilidad para el crecimiento de la compañía aérea.

IMPOSIBLE COMPETIR CON ESTOS COSTES

    Por supuesto la dirección de Iberia niega la mayor de todas estas acusaciones. Según su consejero delegado, Rafael Sánchez Lozano, que siempre se ha     mostrado abierto a negociar el Plan de Transformación propuesto, se ha llegado a la grave situación actual por la crisis económica, los elevados costes del combustible, la mayor competencia de las low cost en Europa y España como Ryanair y Easyjet y también de otras compañías en Iberoamérica, y finalmente, por las rigideces de los convenios de la aerolínea, sobre todo de los pilotos, que hacen imposible la competencia con otros aerolíneas.

    También se rechaza desde Iberia que con sus nuevos planes comerciales haya ningún vaciamiento de rutas para British, ya que las que se van a cerrar apenas suponen siete de las 102 que explotará Iberia y la causa de su cierre es por las pérdidas que ocasionaban.

UNIDAD EN LOS CONSEJOS DE IBERIA Y IAG

    La dirección de la aerolínea se mantiene firme en su decisión de no ceder a presiones, bajo el sencillo argumento que se está jugando la viabilidad del grupo si no se toman las medidas propuestas o similares, trabajo que tienen encomendado de sus accionistas por más que haya una huelga convocada a partir del próximo 7 de enero.

    De hecho, ayer se celebró un consejo de IAG y el miércoles uno de Iberia y en ambos se ratificó con toda normalidad la unidad de sus integrantes sobre la política planteada por la empresa ante la difícil situación actual, según ha sabido este diario.

Los gestores de Iberia y los de British, con su CEO, Willie Walsh, no están dispuestos a ceder aunque las presiones empiecen a ser gubernamentales.

REVISAR O ROMPER ACUERDOS DE FUSIÓN

    Detrás de todos los mensajes dados por los distintos ministerios a la dirección de Iberia se pueden destacar dos que son los más consistentes: el primero, que negocie y evite los paros. Y el segundo, mucha atención con el turismo, las conexiones internacionales y hasta la españolidad de la aerolínea, asuntos que apuntan directamente a los acuerdos de fusión que todavía pueden revisarse o hasta romperse.

    Los ministerios afectados, a los que se podría haber añadido Exteriores según algunas fuentes, están siendo hasta ahora Fomento por el transporte, Industria por el turismo que es básico para la economía española, Empleo por los posibles excendentes laborales, Economía por el 13% de participación de Bankia en Iberia que controla el Frob y que por imperativo de Bruselas tiene que vender la entidad, y finalmente por Hacienda, titular del casi 3% de Iberia que controla la Sepi.

    La economía británica es una de las más abiertas de Europa y las injerencias gubernamentales no son en Reino Unido tan habituales como en España, pero British Airways por muy privada que sea pesa mucho en la realidad social e histórica de ese país. Y además, está directamente relacionada con algo que los británicos defienden siempre a capa y espada y mucho el actual gobierno conservador de David Cameron, que no es otra cosa que Londres siga siendo la plaza financiera europea por excelencia, la City.

    También en estos momentos la presencia empresarial española es muy potente en Reino Unido, hasta el punto de que cuando se produjeron aquellas inversiones hace algunos años la prensa británica acuñó un término casi histórico para referirse a estas compañías, a las que llamaba la "Nueva Armada Invencible española" recordando el fracaso de invasión a las islas en tiempos de Felipe II.

LA NUEVA ARMADA INVENCIBLE

    Así, el Banco Santander de Emilio Botín es uno de los mayores de Reino Unido tras adquirir en los últimos años Abbey Bank, Alliance and Leicester y Bradford and Bingley. Telefónica controla la operadora de móviles O2, Iberdrola adquirió y consolidó Scotish Power y Ferrovial es un caso paradigmático ya que a través de BAA llegó a controlar la mayor parte del Metro de Londres así como los seis mayores aeropuertos ingleses, Heathrow, Gatwick, Stanted, Southampton, Aberden, Glasgow y Edimburgo, aunque luego se ha tenido que desprender de algunos de ellos por asuntos de competencia.

    Al revés, los británicos también controlan grandes grupos empresariales en España como Vodafone España o Altadis, la antigua tabacalera que compró Imperial Tobacco precisamente siendo presidente Antonio Vázquez, Yell, Burberry, Barclays, 3i y Permira, entre otras.

IBERIA RECHAZA QUE MONTALVO MEDIE OTRA VEZ

    Por otra parte, Iberia ha instado al árbitro que puso fin al conflicto entre la compañía y sus pilotos, Jaime Montalvo, a abstenerse de llevar a cabo cualquier actuación arbitral sobre Iberia Express que pretenda dar cumplimiento al fallo de la sentencia de la Audiencia Nacional (AN), al considerar que está contaminado y dudar de su imparcialidad. Por ello, ha pedido al Gobierno que aclare si el arbitraje debe repetirse y adopte las decisiones pertinentes sobre este asunto.

    En una carta dirigida a Montalvo por Iberia y también enviada a la ministra Ana Pastor, Iberia recuerda a Montalvo que no fue parte en el proceso tramitado ante la AN y por tanto carece de cualquier título jurídico para ejecutar la sentencia, de manera que si es necesario le recusará. Como se recordará, Montalvo dictó un laudo sobre Iberia Express que Iberia recurrió por entender que beneficiaba las pretensiones de sus pilotos.

NUEVAS REUNIONES PARA EL LUNES

Finalmente, los sindicatos de tierra y algunos de vuelo han pedido a Iberia una "negociación integral" del plan de viabilidad a la espera de encontrarse de nuevo el próximo lunes en el Servicio de Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) a petición de los representantes de los trabajadores. El Sepla no ha asistido a la cita y dice que no se sentará con la compañía hasta que ésta no presente un plan de viabilidad.

Iberia, que se ha marcado como fecha límite para la negociación el próximo 31 de enero, espera agotar la vía del diálogo antes de que los sindicatos recurran a mediadas tan drásticas como la huelga que ya está solicitada formalmente para que empiece el próximo 7 de enero de 2013.