Noticias‎ > ‎

El consejo de IAG escenifica el divorcio de la dirección de Iberia con la línea dura de Walsh


Si te ha gustado compártelo:

link

LOS CONSEJEROS ESPAÑOLES APELAN A LAS CONSIGNAS DE ANA PASTOR

El consejo de IAG escenifica el divorcio de la dirección de Iberia con la línea dura de Walsh
José Antonio Navas. 24/01/2013

    El consejo de administración que celebró este jueves IAG en Madrid respondió a las expectativas y, lógicamente, acabó como el rosario de la aurora. Willie Walsh, primer ejecutivo del grupo fusionado de Iberia y British Airways, rechazó el plan presentado por el consejero delegado de la aerolínea española, Rafael Sánchez Lozano, quien fue apoyado por todo el grupo de consejeros españoles. El divorcio está servido en el seno de la multinacional hispano-británica.

    La atmósfera que sobrevuela en Iberia podría calificarse claramente como una especie de “guerra civil” entre los socios británicos y españoles que comparten el control estratégico de la casa matriz, IAG. Willie Walsh recordó ayer en Madrid que el plazo límite para llegar a un acuerdo con los sindicatos de la aerolínea española termina el próximo día 31, pero al mismo tiempo advirtió que los planteamientos que maneja la dirección de Iberia “no garantizan la viabilidad de la empresa”.

    Los consejeros españoles encabezados por Antonio Vázquez y entre los que destaca el presidente de Telefónica, César Alierta, así como el representante de Bankia, Manuel Lagares, cerraron filas con Sánchez Lozano en un intento por avanzar en la senda de negociaciones emprendida con la plataforma sindical que encabezan UGT y CC.OO. Iberia entiende que “lo mejor es enemigo de lo bueno” y prefiere un acuerdo de mínimos que abra la vía para una reestructuración paulatina de la compañía en un horizonte ampliado hasta 2017.

    La línea dura de IAG, encarnada por Walsh, exige que Iberia cambie el signo de la cuenta de resultados mucho antes y presente beneficios en 2015. Para ello exige un ajuste drástico de 4.506 trabajadores y un recorte de la capacidad operativa que supone el cierre de las rutas no rentables. El consejero delegado de IAG quiere que la empresa española cumpla al detalle los objetivos del Plan de Transformación aprobado a principios de noviembre pero dicha estrategia tropieza con los intereses del Gobierno español.

    La ministra de Fomento, Ana Pastor, expuso ayer públicamente la necesidad de asegurar la viabilidad de Iberia dentro de un marco que garantice la conectividad de España con Latinoamérica y asegure el desarrollo del sector español de transporte aéreo, que representa un 7% del PIB en España. La responsable de la regulación se ha reunido estos días con los representantes españoles de Iberia en un intento de replicar con una respuesta contundente a los planes diseñados por IAG. El respaldo de la ministra ha sido clave en la posición de fuerza con la que Rafael Sánchez Lozano compareció ayer ante el consejo del holding que agrupa a Iberia y British Airways. Hace falta saber si el pulso se podrá mantener más allá de finales de mes cuando IAG dé por concluida la cuenta atrás del ultimátum que ayer formalizó Walsh en Madrid.