Noticias‎ > ‎

Cancelaciones y protestas en el inicio de la segunda semana de paros en Iberia

Si te ha gustado compártelo:

Link

Cancelaciones y protestas en el inicio de la segunda semana de paros en Iberia

  • La compañía reubica al 95% de los afectados por las cancelaciones en la sexta jornada de huelgas

EFE. 04/03/2013

    Miles de trabajadores de Iberia han vuelto a ocupar esta mañana la T4 convencidos de que "pararán el desmantelamiento" de la compañía y esperanzados con la labor del mediador en el conflicto, aunque creen que la empresa "boicoteará su trabajo", por lo que ya contemplan la posibilidad de más movilizaciones con huelgas en Semana Santa.

    La de hoy es la sexta jornada de huelga de las 15 convocadas contra el expediente de regulación de empleo (ERE) para 3.807 personas, el 19% de la plantilla, presentado por Iberia el pasado 12 de febrero tras fracasar la negociación del plan de reestructuración presentado en noviembre y que también prevé la reducción del 15% de la capacidad operativa de la aerolínea.

    Los sindicatos han convocado paros hasta el viernes y también para la semana del 18 al 22 de marzo. Así lo han manifestado en el aeropuerto de Barajas empleados y sindicatos de Iberia, coincidiendo con el inicio de la segunda semana de paros, en la que se cancelarán casi 1.300 vuelos, en protesta por los despidos.

    Unos despidos que son "solamente la primera parte de los planes que IAG tiene para Iberia", según ha recordado el presidente de la sección sindical del Sepla, Justo Peral, que hoy se ha adherido a la convocatoria de huelga del resto de sindicatos de tierra y vuelo.

    Peral se ha referido a las palabras de Willy Walsh, consejero delegado de IAG, grupo resultante de la fusión entre British Airways e Iberia, quien este fin de semana manifestó que "no se puede despedir a todos los empleados en un día y este proceso continuará a lo largo del tiempo".

    El representante de los pilotos ha reiterado que lleva más de un año diciendo que el objetivo de IAG es desmantelar Iberia, mientras desde USO, Pedro Alzina, reclamaba un plan de viabilidad para la compañía que "tenga en cuenta a los trabajadores y no se haga fuera de ellos".

Los paros están convocados hasta el viernes y también entre el 18 al 22 de marzo


    Alzina ha expresado su respeto por la labor del mediador Gregorio Tudela, que se espera que presente su informe a mediados de semana, aunque se ha mostrado convencido de que "Iberia lo boicoteará". Por ello, desde el sindicato de técnicos de mantenimiento Asetma, su portavoz, Miguel Angel Jiménez, anunciaba que "si el mediador hace un buen trabajo e Iberia no lo acepta se ampliará el calendario de movilizaciones con huelga en Semana Santa".

    La totalidad de los trabajadores consultados expresaron su apoyo al endurecimiento de las movilizaciones porque después de trabajar "años en esta empresa, no permitiremos que nos despidan así. Lucharemos hasta ganar y conseguir una negociación justa".

    En esta nueva jornada de huelga, unos 4.000 trabajadores, según fuentes policiales, emprendieron a las 08.00 horas una marcha desde La Muñoza, la nueva zona industrial de Iberia en la carretera A-2, encabezada por un cartel con el lema "La Muñoza en guerra, no a los despidos" y un coche fúnebre con el cartel de "automóvil tipo inglés", un ataúd y un cura, que recorrió 11 kilómetros hasta llegar a la T4.

    En el exterior de la T4, la marcha se unió a los miles de manifestantes que se habían concentrado en la terminal al grito de "sí se puede" y "a por ellos". La concentración se prolongó durante dos horas y transcurrió sin incidentes, a pesar de que los manifestantes volvieron a acceder al interior de la T4, aunque no contaban con el permiso de la Delegación del Gobierno para hacerlo.

    Según las previsiones, la semana de huelga se complementará con una manifestación frente a la sede central de la compañía en Madrid el próximo miércoles; una marcha desde esta sede al ministerio de Fomento el jueves y una nueva concentración en la T4 el viernes con la que se cerrará la semana de protestas.

    Mañana martes las compañías del grupo Iberia cancelarán 315 vuelos porgramados en el séptimo día de paros, desde el inicio de la huelga el pasado 18 de febrero, contra el plan de reestructuración de la compañía. Los paros contra los despidos han obligado a cancelar 152 vuelos operados por Iberia, casi la mitad (48%), 89 vuelos (28%) por Air Nostrum, 22 vuelos (7%) de Iberia Express, y otros 52 vuelos (16%) de Vueling.

    Durante esta semana las compañías del grupo cancelarán 1.281 vuelos, de los que 431 vuelos, el 39% de los 1.113 vuelos programados, se corresponden a la propia Iberia, mientras que 680 están protegidos por los servicios mínimos. las compañías Vueling, Air Nostrum e Iberia Express se han visto obligadas a anular para esta semana 850 vuelos, dado que no contarán con el servicio de asistencia en tierra que Iberia Airport Services les presta.

    En concreto, su filial de corto y medio radio, Iberia Express, ha cancelado un total de 100 vuelos esta semana, mientras que su franquiciada regional, Air Nostrum, cancelará un total de 434 operaciones, y Vueling otros 316 vuelos.

    Al igual que en la primera semana de la huelga, el Ministerio de Fomento ha fijado servicios mínimos para el 100% de los vuelos con Canarias y Baleares, entre islas en ambos archipiélagos y entre las ciudades peninsulares y Melilla, así como para el 50% de los vuelos al extranjero.

    Según cálculos de la matriz de Iberia, IAG, el paro en la aerolínea genera unas pérdidas diarias de 3 millones de euros, con lo que 15 días de huelga podrían suponer unas pérdidas de 45 millones de euros, mientras que el Gobierno eleva la cifra a unos 10 millones de euros por jornada, alrededor de 150 millones de euros perdidos por los paros.